Lope de Vega fue un hombre gato. Hombre porque lo fue y gato porque hizo durante una sola vida más de lo que cualquier otro mortal hubiese hecho en siete. Además de padre de las fórmulas del teatro español moderno y de diecisiete hijos, sacó tiempo para escribir tres novelas largas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos, cuatrocientos autos sacramentales y, atención, atención, ¡mil seiscientas obras dramáticas! ¿Saben ustedes cuánto supone esta barbaridad de letras? Ya por entonces se decía que arrancando todas las hojas de todas sus obras teatrales y poniéndolas una justo detrás de la otra en el suelo, una ardilla podía cruzar España desde los Pirineos hasta el estrecho de Gibraltar sin pisar tierra. Empleando un sistema métrico más actual, podemos asegurar que todas estas páginas, puestas las unas junto a las otras, podrían sustituir el césped de setenta y ocho coma cuatro campos de fútbol…”
Comedia documental que pretende informar divirtiendo sobre el teatro del Siglo de Oro y el Arte nuevo de hacer comedias propues.

A %d blogueros les gusta esto: